Esta semana pensaba en que podía contaros y por mi cabeza empezaron a rondar pequeñas curiosidades sobre algunos postres…Cuando conocí todas estas historias me llamaron mucho la atención, así que ahí voy… 😉

Tarta Pavlova 

Su origen es incierto ya que existen varias versiones sobre cual fue el país que lo inventó. En lo que si están de acuerdo es que lo hicieron en su oportunidad en honor a la famosa bailarina rusa Anna Pavlova. Dicen que la bailarina visitó Nueva Zelanda y en su honor surgió este postre, homenajeándola con su nombre.

Es un postre elaborado de merengue . Es un pastel crujiente por fuera y muy cremoso y ligero por dentro.

 Los habitantes de Nueva Zelanda y los de Australia han reclamado por igual la propiedad de la receta para si, al igual que el Anzac biscuit, aunque el libro más antiguo que describe la receta fue publicado en Nueva Zelanda.

 Tarta Sacher

La tarta Sacher se preparó por primera vez en el año 1832 por el ayudante de cocina Franz Sacher, que la hizo especialmente para sorprender al príncipe Klemens Wenzel Lothar von Metternich con una tarta que finalmente acabaría siendo en parte de la historia de esta ciudad. 

Al parecer el jefe de cocina principal del hotel estaba ausente de su puesto y fue este joven ayudante, que por entonces no había cumplido ni los 17 años de edad, quien tuvo que encargarse de servir al Príncipe. La tarta que preparó sorprendió gratamente a todos los invitados y fue el comienzo de una gran cerrera como cocinero. 

Tiramisú

Pero, ¿de dónde procede el tiramisú? Muchas son las historias acerca del origen de este postre italiano. En la región de Véneto aseguran que nació en los años 70 de la mano de un joven pastelero llamado Roberto Linguanotto que por indicaciones de la entonces propietaria del local donde trabajaba, Ada Campeol, creó el postre de cuchara más famoso del mundo.

Ada Campeol en el periodo de lactancia de su hijo era alimentada por su suegra con bizcochos, café y huevo como una forma de reconstituyente, con esos tres ingredientes a la italiana se le ocurrió crear un postre al que posteriormente se le añadió nata montada, queso mascarpone e incluso mantequilla. Había nacido el tiramisú.

Otras historias enclavan el nacimiento del tiramisú en el siglo XVII en honor al Duque de Toscana, en el XIX como regalo al primer ministro de Italia e incluso muchos defienden que el tiramisú nació en un burdel italiano como un dulce para dar energía a los clientes, de ahí que su nombre se pueda traducir en castellano como “levantar el ánimo”.

Tarta tatin

La tradición dice que el Tarte Tatin fue creado por accidente en el ‘Hotel Tatin’ en Lamotte-Beuvron, Francia en 1889, lugar del que deriva el nombre. El hotel era regentado por dos hermanas, Stéphanie Tatin (1838–1917) y Caroline Tatin (1847–1911). Existen múltiples versiones acerca del origen de la tarta pero la historia más aceptada menciona que un despiste de Stéphanie Tatin hizo que se cocinaran más de la cuenta las manzanas, y para no desperdiciarlas le pusieron la pasta encima y la hornearon, y después le dieron vuelta con cuidado, dando lugar a esta variante tan conocida en la cocina francesa.

El Brownie
Este contundente y exquisito bizcocho de chocolate debe su nombre a su característico color marrón -“brown”, en inglés. Dicen que surgió de un olvido, y es que en el siglo XIX, cuando un cocinero americano olvidó ponerle levadura al pastel de chocolate que estaba horneando.

Otra versión de la historia, cuenta que los brownies se inventaron en el Hotel Palmer House de Chicago durante la Columbian Exposition de 1892, cuando Bertha Palmer pidió un postre para poner en cajas para el almuerzo de las señoras con el que éstas no se manchasen las manos.

 

Que os ha parecido… interesante, no? 😀

 

Anuncios