Ha llegado la Semana Santa, y con ella he pensado que nada más propio que este dulce tan típico de nuestra gastronomía, muy popular en Castilla y León en estos días y como buena Castellano Leonesa que soy pues…por que no añadir a mi recetario este postre tan nuestro!! 😉

Pero para que veáis me he puesto a investigar un poco y he descubierto cosas interesantísimas como:

Las torrijas existen bajo distintos nombres en buena parte de Europa –donde su presencia se documenta desde la Edad Media y la emigración la ha popularizado por América del Sur y del Norte.

En España existen referencias a este postre desde el S. XV,  citada por Juan del Encina: «miel y muchos huevos para hacer torrejas», al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas. Quién lo iba a decir???? ( una excusa para todas las nuevas mamis 😉 )

Pero su asociación a la Cuaresma quizás se deba a la necesidad de aprovechar el pan sobrante ya que en este periodo no se comía carne, así que se consumía menos pan.

Bueno después de mi lección de historia aquí os dejo la receta de las Torrijas:

Ingredientes:

  • 750 gr. de pan.
  • 1 litro de leche.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 2 ramas de canela.
  • Aceite de oliva.
  • 2 huevos.
  • 2 cucharadas de canela en polvo.
  • 100 gr. de azúcar.

Realización:

  1. Primero nos vamos a ocupar del pan. Existe un pan que es perfecto para hacer las torrijas y es exclusivo para eso, pero podéis utilizar también una barra de pan normal y corriente. Cortad la barra en rodajas, más o menos 2 cm de grosor.
  2. En una cacerola poned a hervir la leche, a potencia media. Cuando comience a hervir, echad las ramas de canela y el azúcar y removedlo todo bien para que el azúcar se mezcle con la leche. Esperad unos 10 minutos para que la leche coja el sabor del azúcar y la canela.
  3. Una vez la leche esté lista, la dejamos enfriar unos 10 minutos, para que esté a temperatura ambiente.
  4. Es hora de introducir las rebanadas de pan en leche durante unos 10 min para que cojan todo el sabor de la leche aromatizada y queden balnditas por dentro… 😉
  5. Mientras se enfría vamos a ir batiendo los huevos, hasta dejarlos sin un solo grumo. En otro bol añadid mezcla de canela en polvo y azúcar, removedlo bien para que quede bien mezclado. También en una sartén empezad a calentar bastante aceite.
  6. Cojemos cada rebanada la escurrimos un poco de leche y la remojamos en el huevo y por último la ponemos en la sartén para freírla. Darle vueltas hasta que esté bien doradita.
  7. Cuando esté lista la colocamos sobre un trozo de papel absorbente para que absorba el exceso de aceite y por último la espolvoreamos con la mezcla que hemos hecho de azúcar con canela. Repetir este proceso con todas las rebanadas de pan que habéis cortado.

Os animáis, esta Semana Santa??? 😉

clip_8cedb6b18bc3b579359ef732fc55061f_phixr

Anuncios