Rondaba el año 2011, cuando decidí aventurarme en el mundo de la cocina…pero como esto no parecía animarme, después de mucho meditar y buscar inspiración aparecieron unas hermosas magdalenas…y como nunca había probado un cup-cake y tenian una pinta más que apetecible, ordené a mi cabeza y a mis manos a la obra…
 
 La ocasión: el cumple de una buena amiga
 
Para este evento decidí hacer una primera tanda varios días antes y que ese día estuvieran medio decentes…menos mal que pensé en esto!!!!
 
Ahora va mi experiencia…
 
Compré los ingredientes: (No tengo foto de ellos asi que he realizado esto ;P)
 
mantequilla, harina,azúcar, esencia de vainilla…
 
El primer problema que encontré fué la esencia de vainilla…no la encontré en
mis supermercados habituales y no había tiempo así que lo más pareceido fué “Aroma de Vainilla”, bueno pues lo compré y me puse a investigar nada más llegar a casa…bendito Google!!!
La esencia y el aroma son más o menos lo mismo uno con mayor concentración
que otro, pero es que el caso es que en mi búsqueda entró en juego el “extracto”… Al final quedó claro:
 
Extracto= a más natural
Esencia o Aroma= a menos natural
 
 El segundo incidente fué el azúcar glass…no encontraba asi que la técnica 
depurada de mi mami cuando no se encuentra o se olvida…pasar azúcar normal por el molinillo, venga a moler ummm azúcar que no café!!!
 
 
 No penséis que molí con este molinillo pero tengo uno igualitito, era de mi abuela…
 
 La tercera incidencia…tamizar la harina…vaya jaleo!!!. Esto no fue dificil pero
tardé en darme cuenta que estaba tirando harina en la encimera en vez de en el bol…jejejeje.
 
Después de todo esto, tuve la precaución de bajar la temperatura del horno…
(precaución?…calamidad diría yo!), no cambies esto de forma aleatoria. Pues lo cierto es que no se me hicieron bien los cup-cakes, quedaron cruditos por su interior, asi que esa tanda fue a la basura!!
 
Os seguiré contando mis peripecias reposteras…Que tengáis un bonito día!!!
 
 
 
Anuncios